Hackers buenos: el Hacking ético

0

Los hackers se han convertido en personas con mucho poder: la informática es uno de los principales motores del mundo desarrollado y ellos saben cómo usarla. Sin embargo detrás de la clásica imagen del hacker como pirata informático que te crackea los servidores hay una filosofía que puede ser usada para el bien. Los hackers éticos son los encargados de vigilar los sistemas de seguridad informáticos para que no se cuelen sus homónimos del lado oscuro.

Siempre ha habido buenos y malos. El ángel y el demonio, Batman y el Jocker, Mufasa y Scar. En las películas de pistoleros, a los buenos les solían plantar un sombrero blanco, a los malos, uno negro. Esta dualidad entre el bien y el mal también se ha traslado al mundo hacker, donde, siguiendo el modelo western, los White hat hackers han de adelantarse siempre a las peligrosas intromisiones de los Black hat en la seguridad de los sistemas informáticos.

La otra forma en que se conoce a los “sombrero blanco” es como hackers éticos. Su filosofía es la de encontrar los puntos flacos en los sistemas de seguridad informáticos, para así prevenirlos y evitar que los chicos malos se cuelen en ellos. Pero, como les sucede a muchos de los héroes, su trabajo está en la sombra. Nombres como Michel Calce, que con 15 años lanzó un ataque contra eBay, Amazon y Yahoo!, o Kevin Mitnick, el criminal informático más buscado de la historia de EE.UU., son fáciles de identificar, y sin embargo, poco se sabe de las hazañas de esos que evitan que nuestros datos bancarios o los documentos del Dropbox se filtren por la red.

En la actual era de la información, donde todo se guarda en bases de datos, en la red, en la nube, tener a personas que sean capaces de garantizar su seguridad se ha vuelto prácticamente imprescindible, sobre todo para las grandes empresas, principales objetivos del espionaje industrial. Por eso, se han ido creando departamentos de seguridad informática en las compañías, o incluso empresas que se dedican precisamente a ofrecer estos servicios de defensa. Es aquí donde muchos de estos pistoleros del bien prestan sus servicios y donde son altamente valorados.

España cuenta con varias de estas empresas, que de hecho se codean con Microsoft, Symantec y Google. Esto le sucede a Optenet, que tiene por clientes a proveedores de servicios como Vodafone, Orange, Movistar, Deloitte e Iberdrola. A la malagueña startup VirusTotal, del creador de Hispasec, un día le llegó Google y le dijo que la compraba.

Pero no nos quedamos aquí.  Tenemos otras empresas que se dedican a los servicios de seguridad integral, como es el caso de Telefónica Ingeniería de Seguridad, que no solo efectúa los controles de penetración en la Red propios del hacking ético, sino que también diseña sistemas de seguridad electrónica. En la Ciudad de las Telecomunicaciones de Telefónica,  los empleados no solo deben tener el disrupt, discover and deliver propios del Grupo, también han de tener una gran paciencia para pasar por los distintos niveles de la inexpugnable seguridad que Telefónica Ingeniería de Seguridad les ha diseñado.

Está visto que en la vida todo lo que puede ser usado para hacer daño, también se puede usar para construir algo mejor. Kevin Mitnick hoy tiene su propia compañía de asesoramiento informático, Mitnick Security. Michael Calce también trabaja para una empresa de seguridad informática, aunque ambos tuvieron que ser condenados para darse cuenta de esto. Al final todo depende del sombrero que te quieras poner. Tú decides.

Talentank

Unleash your talent

Share.

About Author