Hábitat creativo. ¿Tienes tu el tuyo?

0

Los hábitats creativos cada vez están más de moda, empresas como Facebook o Dropbox ponen especial cuidado en el diseño de unas oficinas que fomenten la creatividad de sus trabajadores. ¿Tienes tú un hábitat creativo? Puedes inspirarte en alguno de estos ejemplos.

Google mola. Puede gustarnos más o menos, coincidir más o menos con sus políticas, pero google mola. Última tecnología, gente capaz de ver cosas donde nadie más puede y presencia en todo el mundo. Todo esto hace de Google un referente, una gran potencia económica y demás, pero lo que hace de Google un lugar en el que muchos quisieran trabajar no es esto, sino el tobogán gigante por el que bajan de una planta a otra de la oficina, y es que esto mola mucho.

Las oficinas son un pequeño hábitat donde los trabajadores pasan gran parte de su día, y como sucede en todos los hábitats, según sea  éste se cría un tipo de fauna u otro. ¿Puedes pedirle a una persona que sea creativa, disruptiva, que innove y te cambie el mundo encerrado en un habitáculo gris sin más aliciente visual que la pantalla del ordenador? Pues bien, si te das un paseo por los perfiles de las distintas empresas verás que cada vez se demanda más este perfil de persona que aporte creatividad e innovación a la empresa, así pues, a las grandes empresas no les ha quedado más remedio que ponerse las pilas, Google no es el único que ofrece un acogedor hábitat de trabajo.

Rentabilidad para arriba, rentabilidad para bajo, el mundo de la banca debe provocar mucho estrés. Por eso, ING Direct tiene un plan para sacar el máximo rendimiento de sus chicos: desestresarles entre una operación bursátil y la siguiente para que no se colapsen y puedan seguir dando lo mejor. Fisioterapia, risoterapia, automasajes, relajación, para los que necesiten sosegarse. Balencesto, atletismo y squash para los que quieran descargar adrenalina. De hecho, también ofrecen un servicio de telefarmacia, aunque espero que esto no tenga nada que ver con la necesidad de medicarse para sobrellevar el trabajo. No hay nada como el fresh working implantado como hábitat creativo.

Luego está el caso de de LEGO, cuyas oficinas son de juguete. Una cosa es tener un diseño original, con un techo en forma de nube que resulta que es un sofá, colores vistosos por todas partes, fachadas de cristal, espacios abiertos y tal, pero es que en LEGO han ido más allá de esto, han convertido sus salas de reuniones en… ¡salas de juego! Hábitat creativo con futbolín, sus juguetes desmontables y, por supuesto, también con un tobogán.  ¿Qué mejor forma hay de crear juguetes que ponerse a jugar con ellos? La esencia de LEGO son los juegos y su oficina es un claro reflejo, ¡si hasta puedes llevarte al perro para que juegue con el de otros compañeros!

Existen oficinas con diseños increíbles en las que merecería la pena trabajar solo por eso. No dejes de ver las fotos de las habitáculos de Dropbox, Airbnb, Pixar o, por supuesto, Google. Hay otras que construyen su hábitat a través del ocio, como la Oficina de Patentes y Marcas europea, a la que puedes llegar en canoa por los canales de La Haya. Pero no debemos perder de vista la razón de ser de todo esto: que la oficina deje de ser un sitio donde vayamos como zombis a cumplir expediente mientras las horas pasan lentamente.

Las oficinas deben cumplir con una nueva misión, la de potenciar la creatividad de las personas, darles los alicientes con los que encuentren la inspiración necesaria para ir cambiando el mundo. Y en esto todos tenemos algo que aportar, no es necesario que un prestigioso diseñador nos ponga un tobogán o nos diseñe sillones imposibles, cada uno en la medida de nuestras posibilidades podemos contribuir a crear un hábitat más creativo, donde la oficina sea el caldo de cultivo de esas ideas rompedoras que se esperan de nosotros. En Talentank hemos empezado por traernos al gato.

La mascota de Talentank

La mascota de Talentank

Share.

About Author